25 abr. 2012

EL CURA DE LA PISTOLA

"Fue un sueño... Por aquel camino
 que del valle asciende al coto minero,
 fluyen las hormigas en la tarde alegre
bajo la caricia de un sol siempre nuevo."

                 Emilio Díaz Sánchez (poeta llavianés).



Dende años yá remotos que se me van borrando nel recuerdu, corto´l pelo na peluquería de Javier Gamonal en Llaviana y pueo dicir que tamién lleva contándome hestories dende va más de cuarenta años. Nun m´importa si tengo qu´esperar una hora o más pa cortalo, les clares hores de buena tertulia siempre ganen a la sombra la batalla del tiempu perdíu.
Contábame l´otru día Javier una anécdota de cuando él empezaba nel oficiu na desaparecida barbería de Jesús en La Pontona, padre de Susi, que siguió con ella hasta que un día-y dio por colar pa Israel a trabayar nun kibutz.
Como´l mio peluqueru yera un guaje d´apenes catorce o quince años, mientres qu´aprendía, facía tamién de recaderu, mandábenlu a afilar les tixeres o tenía que cepillar los pelos que quedaben pela chaqueta de los clientes depués d´iguar el pelo.
Había un cura na parroquia del pueblu de Llorío en Llaviana que paraba nesta barbería y un día cuando Javier taba cepillándo-y la sotana con fuerza, topó con dalgo mui duro debaxo y saltó´l cepillu pa contra unos frascos como un tiru. Nesto preguntó-y Jesús el barberu, sabiendo bien lo que dicía, al so aprendiz:
-¿Disparósete?
El cura garró la sorna enseguida y como yera mui farolón, llevantó la sotana enseñándo-yos la pistola que llevaba al cintu a tolos que taben allí.
-Lleva puesto´l seguru -dixo.
Paez ser que-y gustaba presumir de pistola y que la sacaba con cualquier disculpa. Contaba Javier que yera un cura amigu de timbes prohibíes de cartes y que nuna ocasión tando xugando nuna tenada, llegó la pareya de la guardia civil y que los despachó a caxes destemplaes a punta pistola.
Quixo la casualidá qu´estos díes acaba de sacar  l´escritor llavianés Albino Suárez, el llibru de Poetas de Laviana, que quier que-y lu presente agora pa primeros de mayu nel CIDAN de Llaviana. Nél cuenta Albino un casu del cura de la pistola, d´una crueldá que dexa a ún sin aliendu.
Al poeta Emilio Díaz qu´escribió versos tan guapos como los qu´abren esta entrada, sólo recuerdo velu (morrió en 1970) en Puente d´Arcu cuando yo yera un guaje  y diba con mio pá y mio ma a un prau que tenemos allí. Cuenta Albino qu´esti poeta tenía una fía que morrió con diez añinos d´una leucemia. Emilio yera un republicanu replesaliáu pola dictadura y pertenecía a la parroquia de Llorío. El cura del que falamos, obligó a enterrar a la neña al otru llau de la entrada al cementeriu pa que tolos qu´entraren pisaren la so tumba. 
Cuando cuento esto quédase tol mundu calláu. Y ye que nun hai pallabres. 

4 comentarios:

  1. nun ye la primera vez que siento falar del cura pistoleru, ye verdá que nunca oyí falar bien pero nun conocía esta cruel historia...y tamien, siendo un guaje, corté el pelo en lo de Jesus...nun soy a olvidar el día en que ví entrar a Susi nel cine llenu de pegatines (nun m'alcuerdo bien de qué yeren) y con aquella barba que traxo del kibutz...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco yo conocía esta hestoria del cementeriu, pero indagando un poco paez ser que fue como lo cuenta Albino más o menos.
      Un saludu.

      Eliminar
  2. Hola Miguel:

    De nenu fui d'elles veces a cortar el pelo a lo de Susi, onde sabíes a la hora que entrabes pero no a la que salíes. Recuerdo una vez que taba él falando con otros dos de dir a escalar y baxar al pozu Funeres, y venga falar de cuerdes y mosquetones y yo allí sentáu paecíame que volvía a creceme el pelu mientres daba la vuelta pa seguir con la cháchara y tornaba a meter de nuevo la tixera. Pa nun aburrime poníame a contar el númberu de veces que me vía reflexáu n'aquel espexu que tal paez que me clonaba al tar frente d'otru que taba na paré.
    Más tarde dime cuenta de lo sano que ye dir a la peluquería y da-y a la parpayuela col barberu o con dalgún que'otru vecín pa iguar lo que toque esi día, ¡qué razón lleves!

    Gracies por contanos estes histories que ayuden a desempolvar otres qu'anden escondíes per entre les neurones.

    Un saludu
    Un amigu

    ResponderEliminar
  3. Gracies a ti, amigu. Yo fui poques veces tamién a lo de Susi y ye verdá que te crecía´l pelo antes qu´acabare de charrar.
    Un saludu.

    ResponderEliminar