2 abr. 2012

ANOMIA

Cerezal en flor. 2/4/12
Salió na prensa hai unos años qu´una reciella de rapacetos que nun llegaben a los quince, fíos de les barriaes d´una gran ciudá -nun importa´l nome, podría ser cualquiera-, teníen como distracción sentase nel borde d´ún de los puentes qu´entecrucen les carreteres del scalextric que circunvala esa ciudá. Llevaben los bolsos llenos de piedres de diversu tamañu y tiráben-yosles a los vehículos que pasaben per baxo a mil por hora. Paez ser qu´una de les piedres fue a dar contra´l parabrís d´un desafortunáu coche provocando un accidente mui grave. Otra de les ocurrencies d´estos rapazos yera la de travesar un cable d´acero nuna vía cualquiera y tensalu al tiempu que pasaba dalguién en moto per allí.
Ye difícil metese nel maxín d´ún d´estos chavaletos. ¿Qué pue pasar pela cabeza d´estos adolescentes que nun son a ver non yá´l peligru, sinón la posibilidá non tan remota de provocar un accidente mortal?¿Nun tienen otro meyor que facer?-quiciás se pregunte dello de xente.
Pa dalgunos sociólogos esti tipu de comportamientu ye una consecuencia clara de lo que se vien llamando anomia social, esto ye, l´ausencia cásique total de cualquier tipu de norma. Les causes son, paez ser, mui complexes, anque ye un fenómenu más o menos contemporaniu y que se da nes ciudaes nesos barrios anónimos que medren dientro les coraes de les grandes urbanizaciones.
Precísamente una de les acepciones que tien la pallabra anomia tien que ver colos nomes y l´anonimatu, y ye que tien tamién como significáu  la dificultá de dalgunes persones pa recordar los nomes de les coses.
Nun sé bien, anque creo que sí, si tienen relación les dos coses, la falta de normes y de nomes. Hai quien cree que ye un síntoma de la vieyera y el fracasu de les ciudaes.
Nuna ocasión un pariente míu de Llaviana que yá pasaba de los noventa y yá-y fallaba la memoria, dio-y por pasar les tardes nún de los praos de la familia. Según él acordábase de que diba allí a cereces de neñu col mio bisagüelu Ramón, recuerdu que fue faciéndose-y obsesivu al empar que perdía poco a poco la memoria. Un día tardaba muncho en venir del paséu diariu y una de les sos fíes fue a buscalu al prau del que toi falando. Debaxo d´una de les cerezales había una mesina con un bancu de madera y allí taba. La fía llegóse hasta allá y sentóse con él, que empezó a charrar con ella como si nun la conociere de nada. Sorprendentemente contába-y cuentos antiguos con detalles de tolos nomes de los praos cercanos, de los caminos, de los montes, con una precisión que´l mio pariente nun gastaba de diba tiempu. Contába-ylo a la fía como si fuere a dalguién que pasare per allí y nun tuviere priesa, anque yá taba anocheciendo, hasta que la muyer díxo-y:
-Pero¿nun sabes quién soi?
 Y aquel home al sentir la pregunta que tantes veces-y facía la xente últimamente respondió-y con la frase que tenía preparada pa la ocasión pa salir del pasu:
-¡Claro que te conozo, ne! Pero nun m´acuerdo cómo te llames.

3 comentarios:

  1. Acabes de respigame cola hestoria.

    Mio güelu, qu'adoraba pel mio hermanu, a última hora yá casi nun conocía a naide, pero cuando veía entra pela puerta al mio hermanu iluminábase-y la cara y sorría. Cuando-y preguntabes si sabía quién yera esi, llenábense-y los güeyos d'agua y dicía: ¡Caro que sé quién ye! ...pero nun m'acuerdo cómo se llama.

    ResponderEliminar
  2. Hola Miguel

    ¿Nun te paez que la ANOMIA esplicaría'l comportamientu de la clas política que nos toca sufrir?

    Un saludu
    Un amigu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigu anónimu (non anómicu):
      Anque ye verdá que d´unos años p´acá dalgunos políticos ayudaron a la recuperación de los nomes d´esta tierra nuestra (con poco estusiasmu los más), el peligru d´escaecer los nomes de les coses ye evidente dende esti puntu de vista como tú apuntes. Asina nos va. El comportamientu anómicu de munchos políticos ye evidente y supón un riesgu d´accidente mortal, d´estrellase, de dir a parar al abismu(val como metáfora d´esta realidá, por supuestu). Creo que ye asina como s´entama siempre, esto ye, ye´l principiu del fin: l´olvidu.
      Un saludu.

      Eliminar